Mejorando las operaciones con el Cubo de la buena gestión

¿Sabías que la principal causa de fracaso de la mayoría de las organizaciones no es una mala estrategia sino una mala ejecución? Sí, ya sé que habrá voces en contra de esta afirmación, al fin y al cabo muchos prefieren el aparente prestigio del estratega al trabajo de fondo del gestor operacional, sin embargo es una realidad contrastada que el 90% de las organizaciones fallan en la ejecución y no en el diseño de su estrategia (leer por ejemplo “El cuadro de mando integral” de Kaplan y Norton), por lo que cada día que dejas pasar sin mejorar tus operaciones es un día más cerca del fracaso de tu organización.

Lamentablemente la mayoría de directores, managers y jefes de equipo no tienen información acerca de cómo afrontar la mejora de las operaciones o si la tienen se sienten tan perdidos entre las diferentes metodologías (Lean, Six Sigma, Agile, Total Quality Management, Kaizen, etc) que acaban no aplicando ninguna de ellas. Es por esto que he creado el Cubo de la buena gestión, un modelo de trabajo para la Excelencia Operacional construido como integración de las metodologías más relevantes para que sea muy práctico y sencillo aplicarlas en cualquier organización.

El Cubo de la buena gestión es un marco de trabajo para mejorar la gestión de las operaciones de una manera práctica y sencilla que integra las metodologías más relevantes.

El modelo consiste en un cubo que contiene cuatro elementos por cada una de sus seis caras, elementos que sirven como referencia de todo lo que se debe tener en cuenta como buen gestor para mejorar la operativa y mantener los resultados de la organización en el largo plazo.

La siguiente imagen resume los elementos y el ciclo de vida del modelo:

Pincha en la imagen para descargar el archivo original PDF

Como puedes observar cada cara de un color diferente está compuesta por cuatro elementos que vienen a materializar dicha cara. Por ejemplo el Propósito de una organización, en la cara roja, para estar bien construido y tener el impacto buscado ha de reflejarse en la Misión y Visión, los Valores, el Cliente y la Estrategia.

Te recomiendo que empieces a utilizar este modelo junto con tu equipo. Para ello tan sólo imprime el modelo, reuníos en grupo y preguntaos qué estáis haciendo acerca de cada uno de los elementos y de sus interrelaciones: ¿Hay una estrategia claramente definida y compartida con todos? ¿La estrategia viene a materializar la misión y visión de nuestra organización? ¿Respeta nuestros valores? ¿Tenemos estándares de trabajo? ¿Están dichos estándares alineados con la estrategia? ¿Hacemos paseos gemba para reforzar la implementación estratégica? ¿Usamos la tecnología para dar soporte a nuestros estándares siempre alineados con la maximización de valor para nuestro cliente?… Estos son tan sólo algunos ejemplos de preguntas derivadas del Cubo de la buena gestión, cuestiones básicas que os van a ayudar a plantearos qué estáis haciendo acerca de los 24 elementos imprescindibles para la optimización de las operaciones.

Para empezar tan sólo imprime el modelo, reúnete con tu equipo y preguntaos qué estáis haciendo acerca de cada uno de los elementos y de sus interrelaciones.

El objetivo es desarrollar cada elemento del cubo a través de facilitadores y métricas propios. Es decir, cada organización ha de definir por ejemplo su propia forma de comunicar y cumplir sus valores, su propios estándares, sus propias dinámicas para las piñas de equipo, sus propios métodos para energizar a las personas, etc, pero siempre a partir de los objetivos y principios que hay detrás de cada elemento. Si bien los 24 elementos del cubo representan el objetivo a alcanzar, implementar facilitadores y métricas específicos es el camino para alcanzar ese objetivo.

Si bien los 24 elementos del cubo representan el objetivo a alcanzar, implementar facilitadores y métricas específicos es el camino para alcanzar ese objetivo.

Todo esto se ha de gestionar a través de un ciclo de vida que define la evolución del cubo a partir del despliegue y ejecución de los facilitadores para, pasando por la monitorización y análisis de métricas también específicas, usar las ideas del equipo en la mejora continua e innovación de su diseño.

En la página principal del modelo jdiaz.eu/cubo puedes encontrar más información del Cubo de la buena gestión incluyendo descripciones detalladas de los elementos, recomendaciones acerca de los facilitadores y métricas, y un manual paso a paso de cómo jugar en equipo con el Cubo de la buena gestión. Anímate a descubrirlo, estoy seguro de que marcará un antes y un después en tu organización.

 

Jorge Díaz – jdiaz.eu

El modelo del Cubo de la buena gestión está compartido bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento – No Comercial – Sin Obra Derivada 4.0 Internacional tal como se explica aquí.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Acerca de mí

Jorge Díaz, consultor especializado en Excelencia Operacional según los principios de Lean, Agile y Process Management. Más acerca de mí.

Cubo de la Buena Gestión

El cubo de la buena gestión es un modelo de Excelencia Operacional muy completo y fácil de aplicar que deberías empezar a usar hoy en tu organización. Saber más.

Descarga el whitepaper del Cubo de la Buena Gestión

Consigue tu Cubo de Rubik de la buena gestión